LA OTITIS EXTERNA

otitis

 

La Otitis Externa, conocida comúnmente por “oído de nadador”, es una inflamación o infección de la piel del conducto auditivo externo que puede  extenderse hasta el pabellón auricular.

La Otitis Externa ocurre cuando el agua o la humedad disuelven la cera protectora del oído, haciendo que la piel del conducto auditivo sea sensible a bacterias y hongos.

Los síntomas son:

  • Secreción del oído, de color amarillo, verde amarillento, purulenta o con olor fétido.
  • Sensación de taponamiento
  • El dolor de oído suele ser muy fuerte y empeora cuando se aprieta o se tira de la oreja.
  • Hipoacusia leve de transmisión. Tiene lugar por la obstrucción del conducto auditivo externo por la supuración y los detritus de descamación
  • Picazón en el oído o en el conducto auditivo externo.

 

La Otitis es una enfermedad muy frecuente en verano debido al calor  y la húmeda de algunas zonas,  además de que en esta época muchos niños y jóvenes pasan mucho tiempo bañándose en las  piscinas o mar.

 

¿CÓMO SE CONTRAE UNA OTITIS?

 

  • Bañándose en agua sucia
  • Al introducirse agua en los oídos mientras se ducha o se baña
  • Por irritación debida a cuerpos extraños como bolas de algodón o tapones de oído que se dejan en el oído por un largo periodo de tiempo.
  • Por alergia en la piel u otros problemas cutáneos
  • Por diabetes u otras enfermedades que pueden producir una mayor predisposición a infecciones.
  • Por lacas o tintes de pelo que caigan dentro del conducto auditivo

 

Para prevenir la Otitis Externa, asegúrese de que no queda agua en sus oídos después de darse un baño. Si fuese necesario, seque cuidadosamente sus oídos con una toalla o con un secador a la mínima potencia. La humedad no debe permanecer nunca en los oídos durante largos periodos de tiempo.

En cuanto a los niños, debe limitarse el tiempo que pasan dentro del agua, haciendo descansos de al menos una o dos horas entre baño y baño.

Tratamiento para la Otitis Externa:

 

La Otitis Externa puede prevenirse y tratarse con gotas para los oídos, pero en cualquier caso, es aconsejable acudir al médico.   NUNCA AUTOMEDICARSE

En primer lugar, un tratamiento eficaz es la limpieza del conducto auditivo.

Contra la inflamación son útiles las pomadas de cortisona (glucocorticoides).

En caso de infección bacteriana se utilizan pomadas antibióticas o gotas para oídos.

En una infección por hongos lo más adecuado son pomadas y gotas antimicóticas (que impiden el crecimiento de hongos).

Para resolver el dolor se pueden tomar analgésicos

Además de un tratamiento adecuado, es fundamental que el paciente se asegure de secar correctamente el conducto auditivo después de ducharse o bañarse, utilizando, por ejemplo, un secador de pelo.

Se debe aconsejar no introducir agua en los oídos, no utilizar bastoncitos de limpieza, no utilizar utensilios para el rascado,etc.

 

PARA EVITAR FUTURAS OTITIS, SI USTED PRACTICA ALGÚN DEPORTE ACUÁTICO, ES ACONSEJABLE EL USO DE TAPONES A MEDIDA PERSONALIZADOS.

moldes-bano

 

 

 

 

Entradas recientes
conversarObese 12 year old boy measuring himself