Cuidado de Audífonos

Para el cuidado de audífonos lo único que debe hacer es seguir los consejos que en los Centros Auditivos Claube le vamos a indicar. La durabilidad de estos dispositivos va a depender en gran medida de los cuidados y el mantenimiento que realicemos.

Evolución de los Audífonos

Los audífonos han pasado a ser pequeños ordenadores. A lo largo del tiempo han ido evolucionando en función de los avances tecnológicos que se han ido produciendo. De este modo han pasado de ser analógicos a ser digitales. Han pasado de ser grandes y pesados a ser lígeros y discretos. Han pasado de ser frágiles a ser resistentes, e incluso a cumplir con normativas en lo que se refiere a la resistencia al polvo y la humedad. Su autonomía también se ha ampliado e incluso ya podemos disfrutar de audífonos recargables.

Por otra parte también han avanzado en todo lo relacionado con la comunicación con otros dispositivos por lo que hoy en día se pueden conectar con cualquier dispositivo que tenga conexión bluetooth, por ejemplo. Se comunican con equipos multimedia, televisiones, teléfonos, etc.

Ahora que tenemos unos audífonos con grandes prestaciones nuestra pregunta es ¿cuánto nos van a durar estos dispositivos?. La respuesta va a depender en gran medida de cómo los cuidemos. A continuación te damos unos consejos básicos.

Consejos básicos para el cuidado de audífonos

Limpiar los audífonos de un modo regular es una de las principales tareas que debemos realizar. Lo mejor es hacerlo cada vez que los usemos por dos motivos. El primero de ellos es que siempre estarán limpios y el segundo es porque así nunca se acumulará la suciedad. En caso de no limpiarlos a menudo lo ideal es que lo hagamos al menos una vez a la semana. Para limpiarlos lo ideal es hacerlo como le hemos enseñado en Claube, y siempre sin emplear artículos de limpieza domésticos. Solo debe usar productos fabricados y desarrollados para este fin.

Si no vamos a emplear los audífonos por un tiempo, por ejemplo cuando vamos a dormir, lo mejor es quitar las pilas y siempre intentar guardarlos en su estuche y donde haya un ambiente fresco y seco.

Alejarnos de los peligros naturales de los audífonos significa ganar en vida útil. Y los mayores peligros para los audífonos son las altas temperaturas y la exposición directa al sol y calor, el agua y la humedad, y las caídas accidentales. Si además de esto realizamos unas labores de limpieza rutinarias es seguro que los audífonos van a ser nuestros compañeros durante muchos años.

 

Recommended Posts
Libertad con audífonosDía Internacional de la Sordera